CONFIANZA: clave de la cohesión social y el crecimiento

Recomendamos esta publicación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), editado por Philip Keefer y Carlos Scartascini., que aborda la confianza como elemento clave para la cohesión social y el crecimiento en América Latina y el Caribe.

Como indica la web del BID, el libro plantea como ideas principales que:

  • Aumentar la confianza es una gran oportunidad para los países: invertir en la confianza, paga. Al hacer de la confianza un objetivo de la política pública, y no simplemente un subproducto, los países pueden acelerar el crecimiento y el empleo. Las decisiones de invertir, emplear, producir, comprar o vender dependen de la confianza. Las personas más productivas, capacitadas e innovadoras tienen mayores oportunidades económicas en sociedades de alta confianza. Una mayor confianza acelerará el crecimiento.
  • La desconfianza en el sector privado es un obstáculo para el crecimiento inclusivo. Es bien sabido que el sector empresarial tiende a desconfiar de los gobiernos, y esto perjudica la inversión y la productividad. Una encuesta de miles de empresas orientadas a la exportación en la región revela que la desconfianza dentro de las empresas también es un obstáculo para la inversión y la innovación. Asimismo, la desconfianza es un obstáculo para la delegación. Sólo en ambientes de confianza están los empresarios dispuestos a contratar empleados y a delegar y confiar en otros.

  • La desconfianza en el sector público es un obstáculo para el crecimiento inclusivo. La confianza en los gobiernos es baja en la región. Encontramos que la falta de confianza dificulta que los ciudadanos exijan mejores políticas y servicios públicos. Cuando los ciudadanos no confían en el gobierno, prefieren asegurarse su propia seguridad, educación y salud, antes que pagar los impuestos y demandar bienes públicos de calidad. Asimismo, una encuesta de miles de funcionarios públicos reveló que la desconfianza dentro de las agencias públicas y su desconfianza hacia los ciudadanos reduce la capacidad del sector público para satisfacer las necesidades de los ciudadanos, incluido un entorno regulatorio propicio para el crecimiento y la inversión.

  • Restaurar la confianza depende de la información y el empoderamiento. Los ciudadanos no confían en el gobierno cuando no están informados sobre lo que el gobierno está haciendo por ellos, y cuando tienen poca capacidad para actuar juntos para hacer que el gobierno rinda cuentas. Las empresas no confían entre sí cuando poco pueden hacer frente al comportamiento oportunista. Los gobiernos pueden informar y empoderar, y el BID los está ayudando a hacerlo: fortaleciendo las instituciones educativas y reguladoras; reduciendo las barreras a la entrada de trabajadores y empresas productivas; y, en un nivel más amplio, alentando a los gobiernos a hacer promesas, cumplir promesas y comunicar ambas cosas a los ciudadanos.

Texto disponible AQUÍ

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: