Chespirito y los Arquetipos Latinoamericanos

El_Chavo_CastPor Tito Flores Cáceres (*)

La muerte del “supercomediante”, Chespirito, trajo a la memoria colectiva latinoamericana, los personajes que él creara y que se convirtieron en verdaderos íconos de la cultura popular, desde el Río Grande hasta la Tierra del Fuego. Probablemente la genialidad de Roberto Gómez Bolaños, está asociada a su capacidad de generar contextos y personajes que grafican con suma claridad hasta hoy, el ser-en-el-mundo, de hombres y mujeres latinoamericanos.

La pobreza, la infancia, el desempleo, la violencia cotidiana, las familias monoparentales, las fiestas -tan importantes en la cultura morena-, aparecen nítidamente retratados en los programas creados por Chespirito. Sus personajes en tanto, representan figuras arquetípicas latinoamericanas. Entre otras, el pequeño burgués que vive de sus rentas (el señor Barriga); el desempleado crónico que se sustenta con trabajos informales esporádicos (don Ramón); el profesor que aspira y exige un status que le es esquivo en la realidad (el profesor Jirafales); el arribista o “aspiracional” como se diría en el argot actual, sin identidad de clase (Quico y doña Florinda); el niño abandonado o en situación de calle (el Chavo del ocho), como millones que vivieron y viven en la región hasta hoy; o el delincuente que pulula y que es parte del paisaje (con el Chompiras , el Peterete y el Sr. Hurtado).

super sam y chapulinMención aparte merece el Chapulín Colorado, un esmirriado héroe que se ufanaba de su condición de latinoamericano y que explícitamente entraba en conflicto con el modelo de súper hombre estadounidense. Véase a este respecto los capítulos en que compite con “Súper Sam”, una extraña mezcla entre Súperman y el Tío Sam, y cuyo lema “Time is Money” se contraponía con la nobleza del “No contaban con mi astucia”. Porque probablemente en América Latina a lo largo de la historia, a falta de poder y de recursos materiales, es precisamente la astucia, el ingenio e incluso la picardía, a las que se echa mano para enfrentar las situaciones difíciles.

El mundo de Chespirito es un mundo realista que recurre al humor como recurso sagrado para reírnos de la desgracia de una América Latina, que ampliando lo que Porfirio Díaz dijera acerca de México, desde siempre ha estado tan lejos de dios y tan cerca de Estados Unidos. Por eso tal vez la verdadera “adicción” que ha provocado durante cuarenta años en los telespectadores de la región, generación tras generación. Porque nos sentimos reflejados en aquellos personajes, en sus conflictos, en sus venturas y desventuras. Al reírnos de ellos, nos reímos de nosotros mismos, redimiendo así nuestras penas y nuestras culpas.

Por eso y por mucho más, la cultura Latinoamericana está de luto. Porque a lo largo de cuatro décadas, este “súpercomediante” hizo que todos nuestros movimientos estuvieran fríamente calculados, aunque no nos tuvieran paciencia. A pesar que muchas veces nuestras antenitas de vinil no detectaran a tiempo la presencia del enemigo, supimos perdonar porque entendimos que, seguramente, se les había chispoteado. Y cuando no nos quedó de otra y no pudimos acusarles con nuestra mamá, hubo que recurrir a descalabrarle los cachetes a más de alguien, escudándonos eso sí, desde luego, en que todo había sido sin querer queriendo.

Así que sin más que agregar, con permisito dijo monchito…

(*) Tito Flores Cáceres es Doctor en Gobierno y Adm. Pública.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s